lun

11

mar

2013

Demasiados abogados valorando demasiados pisos vacíos

Nos sorprende la cantidad de abogados implicados en la mayor operación de valoración de inmuebles de la historia de España (activos del Sareb) y la falta de más sociedades de tasación de referencia como TINSA, Sociedad de Tasación, etc. Sin querer ofender a nadie, nos recuerda al popular chiste en el que nueve mandan y uno trabaja. Fuentes: Expansión y Xavier Sala-i-Martín.

“…donde hay más estudiantes de derecho, el crecimiento es inferior.”

Murphy, Shleifer y Vishny


"Expansión nos presenta la noticia de la entrada de Cuatrecasas en el equipo de Clifford Chance para valorar los activos de SAREB, donde alrededor de 300 abogados trabajan a tiempo completo en la parte jurídica de la valoración de unos 190.000 inmuebles."

 

Cuatrecasas ha entrado en el equipo jurídico del grupo que lidera Clifford Chance para analizar los inmuebles de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb). Se trata de la mayor la operación de valoración inmobiliaria en España.

 

Hace dos semanas, Sareb adjudicó el proyecto a un consorcio liderado por Clifford Chance, en el que también participan la consultora inmobiliaria CB Richard Ellis (ahora CBRE), la auditora KPMG y la tecnológica IBM. Además, la propuesta ganadora incluía en el apartado jurídico a otros cinco bufetes: Gómez-Acebo & Pombo, Pérez Llorca, Ramón y Cajal, Deloitte Abogados y Broseta.

 

Para la licitación, Sareb establecía en el pliego de condiciones que cada consorcio estuviera liderado por una firma legal. Clifford Chance competía en la adjudicación con Cuatrecasas, Garrigues, Uría y Freshfield, que también habían formado sus equipos para intentar hacerse con el proyecto de valoración.


Artículo de Expansión por Sergio Saiz y Rocío Ruiz.

  

"En paralelo, el genial y singular economista Xavier Sala-i-Martín acaba de publicar un curioso artículo en el que razona que el origen de la crisis está en el exceso de abogados en general en España y de su sobredimensionada presencia en cargos políticos. Esto produce que haya un enfoque legalista e hiperregulador en cualquier actividad, burocracia, burocracia y más burocracia."

 

¡España es el país de la OCDE que más juristas tiene entre los líderes de la clase política!


Como todos los ciudadanos del mundo, los abogados defienden sus intereses. La particularidad de los abogados es que ellos se benefician de sistemas económicos y legales extraordinariamente complicados donde, para moverse, todo el mundo debe tener la necesidad de contratarles a ellos. Así, si los dejas hacer, construirán un sistema fiscal de complejidad tal que obligue a empresas y a particulares a contratar asesores fiscales. Harán que el mercado laboral tenga la particularidad de que casi cada vez que un trabajador sea despedido, el caso acabe en un juez donde quien siempre se llenará los bolsillos serán los abogados laboralistas. Harán que casi todos los mercados, desde el financiero hasta el alimentario pasante por el turismo o las telecomunicaciones, estén ultra-regulados, y eso comportará que infinidad de empresas, trabajadores y organizaciones cometan infracciones y necesiten que algún abogado los ayude a defenderse ante las autoridades. Y obligarán a que se tenga que pedir permiso a la administración para todo: poner una ventana en tu casa, vender un terreno, ampliar un metro la fábrica o poner una antena de telefonía móvil. Naturalmente, el proceso de pedir estos permisos será tan complejo que requerirá la contratación de... (¡sorpresa!) ¡bufetes de abogados!


Ni que decir tiene que toda esta constelación de barreras a la libertad perjudican a la economía porque hacen que las empresas tengan que dedicar recursos a navegar por un mar de regulaciones en lugar de dedicarse a cosas productivas. Pero los efectos negativos van mucho más allá. Uno de los artículos más interesantes que leí cuando yo estudiaba economía se titulaba The Allocation of Talent: Implications for Growth (Las implicaciones sobre el crecimiento de la asignación del Talento) de Kevin Murphy, Andréi Shleifer y Robert Vishny (publicado en el Qarterly Journal of Economics en 1991). La tesis era que si la gente de más talento de un país se dedica a hacer trabajos productivos, entonces el país tiene un gran potencial de crecimiento. Pero si, por el contrario, la gente de más talento se dedica a la “apropiación de rentas”, entonces la actividad productiva colapsa y la economía deja de funcionar.


Pues bien, en un país donde los juristas tienen mucho trabajo habrá muchos jóvenes con talento que estudiarán derecho en lugar de cosas más productivas. Es decir, una parte del talento se desviará hacia actividades improductivas como el encontrar maneras de saltarse las barreras que ponen los mismos abogados apropiándose, de paso, de las rentas de los demás. Murphy, Shleifer y Vishny escribieron su artículo para avisar del daño que, en Estados Unidos, hacían los enormes salarios que cobraban los abogados fruto de la constante litigación que hay en aquel país. ¿Podría ser que el estado que han construido los políticos-abogados españoles estuviera sufriendo el mismo problema?


En la parte final del artículo, Murphy, Shleifer y Vishny comparan el comportamiento de 91 países y muestran que allí donde hay más estudiantes de derecho, el crecimiento es inferior.

 

Artículo original escrito por Xavier Sala-i-Martín

 

Vigilen su dinero y buena suerte.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Meg (jueves, 26 diciembre 2013 13:51)

    Más que muchos abogados, lo que tiene este país son muchas empresas legales que están formadas por abogados y licencidos en Derecho, no hay que olvidar que un licenciado en Derecho no es un abogado, para ello hay que estar colegiado y ejercer la abogacía. El mismo presidente del gobierno es licenciado en Derecho pero no es abogado.

    Lo comento porque el post me hace gracia, soy abogada desde hace 12 años y no conozco personalmente a ningún político que saliera de mi promoción de Derecho y que me esté "ayundando" con la creación de normas a tener más trabajo, jajaja, ojalá fuera así, porque me beneficiaría económicamente, cosa que no es cierta.

    Un abogado serio y responsable va a tener muy claro que más vale llegar a un acuerdo que meterse en un pleito. Quien diga lo contrario, no conoce el mundo de la abogacía.

    Cuatrecasas, Garrigues y Uría no representan el núcleo de la abogacía en este país, son grandes empresas dedicadas al asesoramiento legal, pero no son los abogados de a pie que trabajamos como autónomos, que tenemos un despacho compartido con otros abogados como nosotros y que somos el 95% de la abogacía del país.